¿ES CIERTO QUE TRUMP NO VA A ENTREGAR EL PODER SI PIERDE?

Estados Unidos elige presidente en noviembre del 2020. Este debe ser el segundo tema en la agenda hoy, el primero es la pandemia del COVID-19. En menor medida todos los líderes habrán perdido popularidad o apoyo en este contexto, salvo excepciones. Fue difícil para todos dar una respuesta acorde, teniendo en cuenta que literalmente nadie sabía exactamente que hacer, y nació la disputa entre “economía y salud”. Pocos gobiernos como Corea del Sur o Taiwán abordaron la pandemia de forma “tranquila” y sin mayores problemas sociales o económicos internos, comparandolos con el resto.

De este lado Bolsonaro y Trump entre otros empezaron minimizando la situación. No es que esté mal, no es fácil ordenar a todo el mundo que se encierre y pierda sus empleos, y peor aún, esperar que vuelvan a votarte.

Estados Unidos nos tiene acostumbrados a la dicotomía dificil de entender de dos partidos casi iguales en tamaño y con una alternancia realmente contínua, combinada con sistema de elección raro en el que alguien con más votos puede perder.

En Estados Unidos un candidato puede perfectamente tener más ciudadanos que lo votó, pero perder las elecciones porque tuvo menos votos del Colegio Electoral que lo votó. Suena raro, pero Trump ganó así (aunque por muy pocos votos menos). Entonces podemos decir que Trump podría volvera recibir menos votos, como adelantan muchas encuestas, pero aún así ser reelecto.

Según la “Encuesta de Encuestas” de CNN Biden va a la cabeza en la intención de voto, aunque hay muy leves cambios en sentido contrario, a poco tiempo de las elecciones en noviembre.

Carlos Barragán para El Confidencial, en setiembre del 2020 comentaba el libro “Will he go? Trump and the Looming Election Meltdown in 2020” de Lawrence Douglas, en el que basicamente se ilustran los escenarios de lo que podría pasar, a nivel legal y político si Trump no quisiese dejar la Casa Blanca “por las buenas”. Esto implicando que pierda las elecciones y denuncie un fraude, o las elecciones tarden en definirse durante el conteo y se auto proclame reelecto, entre otros. Esto último es ahora posible debido a la pandemia COVID-19, que obligará a millones de estadounidenses votar por correo impreso.

En el artículo mencionado, Barragán hacía un esfuerzo para hilar tuits, gestos y declaraciones de Trump tratando de dar una idea práctica de la obra de Lawrence, ilustrando que Trump estaría dando a entender que no cedería al poder en caso de que pierda. La verdad es que si uno ve las declaraciones, Trump nunca habla de “no entregar el poder si pierde”, ni explicita ni implicitamente. Sí evade preguntas directas, pero parecen respuestas más retóricas y políticas como “los corruptos quieren quitarnos el poder pero no se lo vamos a permitir”, muy parecido al “nos enfrentamos a un grupo de corruptos en el poder” pre 2016. Son respuestas retóricas, es un político. Y uno que sabe manejar a las masas que tiene.

Michael Crowley en el 2020 para New York Times también se valió de similares declaraciones de Trump para dar a entender que el actual presidente no dejaría el poder pacificamente, aunque da mejores razones que Barragán, está muy lejos de dar razones concretas para pensar que Trump se aferraría al poder. No es que defineda a Trump, es que no veo razones en el miedo de que

En cuanto a lo que podemos esperar, las encuestas siguen siendo una forma tradicional y clara de ver intenciones de voto. Lo malo es que casi nunca aciertan exactamente y a veces hasta te dan un resultado muy, muy lejos de la realidad (como en Paraguay en 2018, casi todas las agencias daban a Marito como ganador por 20 y tantos puntos, que resultaron ser alrededor de 3)

En el 2016, pocos esperabamos que Trump gane, mucha gente – no sin una fatal e ignorante soberbia – apelabana a la validez de las encuestas y la imposibilidad de que los ciudadanos voten a un outsider como ese. También muchos caímos en pensar que era imposible el BREXIT. La historia fue otra.

Veo la misma división del 2016. A pesar de que hay grandes cambios con relación a cuatro años atrás. Además de que los “Estados bisagra” se movieron hacia los Demócratas o se quedaron en medio, (y viceversa en algunos casos), la cuestión del COVID-19 cuestionó la capacidad de la actual administración para hacerle frente, y las consecuencias ulteriores como haber perdido hasta 5 puntos en popularidad en algunos meses o quedar en medio de la discusión por los tapabocas y la eterna cuestión de la sanidad pública, reavivada más que nunca en esta pandemia.

No hay que olvidar que las elecciones no las gana la cordura, nunca lo hicieron. Si Trump empezó esta campaña perdiendo popularidad no fue por el coherente uso de la razón por parte de las masas, tampoco si esta tendencia cambia (como lo está haciendo poco a poco) va a ser por ello. No está mal, es difícil que todos sepamos exactamente que pasa y nos sentemos a analizar una respuesta razonable.

Lo cierto es que la gente casi nunca vota racionalmente, vota por emociones. Hay muchos “gurus” que suelen decir que es “amor”, “miedo”, “esperanza”, entre otros. Puede ser o no cierto, lo concreto es que no deberíamos esperar elecciones basadas siempre en la razón y el análisis objetivo. ¿Qué tipo de pensamientos podríamos albergar en esas elecciones? El amor a hacer “América Grande de Nuevo”?, o tal vez el miedo que los “comunistas demócratas” tomen el poder?. Por último podría ser la esperanza de que Biden lidere mejor el país que sigue atravesando una pandemia. El lector podría aportar otras ideas.

Salvando estas diferencias, yo veo el mismo escenario. Si es así, podriamos esperar el mismo resultado. Trump gana las elecciones de Estados Unidos en 2020. Aunque sería un periodo de franco devacle con relación al primer periodo, que aunque no estuvo ausente de problemas mantuvo al presidente como un líder popular, con bases definidas, con seguidores firmes, hasta hace muy poco.

Respondiendo a la pregunta del título – que juro no quise que sea un clickbailt – en el caso en el que Trump pierda el poder, lo va a entregar el poder pacificamente, no hay razones concretas para pensar lo contrario, pero por sobre todo razones para pensar que todo el aparato estatal, como el Congreso, los Gobernadores y Jueces, sería parte de dicha resistencia, sin contar con el apoyo a la democracia – no sin falencias – en la historia de Estados Unidos.

Hay muchas cosas que pueden no gustarnos de Estados Unidos, otras que no podemos negar que son buenas como el Ford Mustang, el Blues y el respeto a sus instituciones.

FUENTES CONSULTADAS

ANÁLISIS | ¿Está Donald Trump empezando a hacer un regreso electoral?

https://www.elconfidencial.com/mundo/2020-09-09/estados-unidos-trump-elecciones-resultado_2740288/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53540413

DISCLAIMER

Todo lo escrito en el presente artículo es de entera responsabilidad del autor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .